La batalla legal que afrontan Epic Games y Apple sigue su curso. Durante la fase previa al inicio del largo proceso judicial que tienen por delante ambas compañías vimos que la primera contaba con más apoyos, de hecho la propia Microsoft posicionó a favor de Epic Games, pero está claro que la compañía de Tim Sweeney no hizo bien las cosas.

Yvonne Gonzalez Rogers, jueza del Tribunal del Distrito Norte de California, comentó durante la audiencia previa de ayer que Epic Games no ha sido honesta en su particular guerra contra Apple. Esta valoración es importante, ya que podría ser un indicio claro de que la compañía no actuó de buena fe, y podría poner en tela de juicio la intencionalidad de todo el proceso y la viabilidad de las peticiones que ha realizado la compañía.

La argumentación que ha utilizado la jueza es bastante simple, pero al mismo tiempo resulta muy sensata. Esta realidad supone un problema para Epic Games, ya que hace que sea más difícil de rebatir. Vamos a desgranar las claves de la valoración de Yvonne Gonzalez Rogers:

  • Epic Games sabía las consecuencias que tendría saltarse las reglas de Apple, y aun así, prefirió vulnerarlas antes de acudir primero a un tribunal para resolver sus diferencias.
  • Cree que este proceso no dará comienzo hasta julio de 2021, en el mejor de los casos, y que debería ser decidido bajo el sistema del jurado popular.
  • Las tiendas «amuralladas» llevan años funcionando. Nintendo, Microsoft y Sony son algunos de los gigantes que utilizan esa idea de «tienda cerrada» y limitada a un sistema de pagos propio, y obviamente cobran comisiones por utilizar sus plataformas. Lo que hace Apple no es muy distinto, según la jueza.
  • Cree que la reacción de Epic Games fue exagerada y deshonesta, y que no ha sabido argumentar por qué considera que Apple vulnera la competencia, y por qué cree que Sony, Microsoft y Nintendo no lo hacen con sus «tiendas cerradas».

Epic Games no ha sido honesta en su lucha contra Apple 30

Epic Games queda en una posición complicada

Los cuatro puntos que hemos visto anteriormente explican el porqué de forma muy clara. La compañía no solo no va a conseguir la orden judicial preliminar para que Fortnite vuelva de forma temporal a la App Store (mientras se resuelve el litigio), sino que además tendrá que asumir un largo proceso judicial que no dará comienzo hasta 2021, y que podría demorarse años y años a base de apelaciones.

Por si esto fuera poco, la jueza Yvonne Gonzalez Rogers ha sabido enfocar el caso con una perspectiva que, francamente, me parece muy sensata, y que obviamente no resulta nada buena para Epic Games. La compañía que dirige Tim Sweeney pidió, en su momento, un trato de favor directamente a Apple, y no supo resolver de forma civilizada sus discrepancias con la compañía de la manzana.

Puede que nos guste más o menos, pero no estamos en el Antiguo Oeste. No podemos resolver nuestras diferencias ni nuestros problemas con pataletas y con actitudes cuestionables, y eso es, precisamente, lo que ha intentado Epic Games en su cruzada frente a Apple.

Es evidente que todavía no hay nada decidido, pero personalmente creo que Epic Games lo tiene muy complicado. La jueza Yvonne Gonzalez Rogers no solo ha rebatido toda su argumentación, sino que ha dejado claramente visible un trasfondo negativo y desleal detrás de la campaña que dicha empresa ha iniciado contra Apple. Veremos en qué queda todo esto, pero puede que, al final, Epic Games acabe cediendo y que busque un acuerdo con Apple.