noviembre 3, 2020
Un parque de caravanas en Castellón, este lunes.
Un parque de caravanas en Castellón, este lunes.Domenech Castelló / EFE

Nueve de cada diez turistas que acostumbraban a viajar a España en septiembre no lo hizo este año. El motivo: la recomendación que hicieron numerosos Gobiernos de no viajar a este país por el aumento de los contagios. En total, España perdió 7.705.000 turistas en ese periodo, un retroceso del 87,1% respecto a 2019, según ha publicado este martes el Instituto Nacional de Estadística. Los franceses fueron los turistas que más confiaron en España y su número cayó un 60% respecto al año pasado, mientras que el 97% de los estadounidenses evitaron la península.

Casi en la misma proporción cayó el gasto que los viajeros hicieron en septiembre: un 90% interanual. El sector turístico y hostelero ingresó 17.715 millones de euros, 57.800 millones menos que en el mismo mes de 2019. El motivo principal, además de la disminución del número de viajeros, es la caída del gasto medio por turista de un 22%, hasta los 849 euros.

En la segunda mitad de agosto, ante el aumento de los contagios, Alemania, Reino Unido y Países Bajos recomendaron a sus habitantes no viajar a España, lo que provocó un desastroso mes de septiembre en el sector, tras dos en que el turismo consiguió recuperar parte de lo perdido por el confinamiento. En total, en los tres meses de verano 31 millones de turistas decidieron no venir a España, un 83% menos. La caída de viajeros en julio y agosto fue del 75% respecto al año anterior, frente al hundimiento del 100% en abril y mayo y del 97,7% de junio.

La caída del gasto medio por turista se explica por dos factores. El primero es el desplome de la estancia media de los visitantes: aquellos que se quedan de dos a tres noches cayeron un 86%; los que permanecen entre cuatro noches y una semana bajaron un 91%; y los que se hospedan entre una y dos semanas, un 88%. En paralelo, los excursionistas que no pernoctan en España aguantaron bastante mejor el tipo y cayeron a la mitad. Los que pasaron solo una noche disminuyeron un 66%. El segundo factor es el hundimiento de las reservas de alojamiento. El número de viajeros que se hospedan en lugares de pago, como hoteles, hostales o viviendas de alquiler, se redujo un 90%; mientras que los extranjeros que se alojan en casas de su propiedad o de amigos y familiares se redujo un 66%.

Por nacionalidades, los franceses fueron, de lejos, los turistas mayoritarios: 390.000 personas de ese país visitaron España en septiembre. De Reino Unido llegaron, por su parte, 160.000 (-92%); de Alemania, 90.000 (-93%); de Portugal, 70.000 (-72%); y de Italia, 60.000 (-86%). Estados Unidos fue, por su parte, el país en el que más descendió el número de viajeros con destino España: solo llegaron 9.700.

Las islas Baleares lideran la caída del turismo en septiembre, un 94% menos que el año anterior, seguida de Madrid (-93%), Canarias (-90%), Andalucía (87%) y Cataluña (-86%). Si se tiene en cuenta el acumulado en los nueve primeros meses del año, la caída se suaviza en todos los casos a entre el 70 y el 80%, salvo Baleares, que perdió el 87% de sus visitantes entre enero y septiembre.