El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, en una imagen de archivo.
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, en una imagen de archivo.EFE

Las malas perspectivas económicas de la crisis originada por la pandemia fuerzan la reducción de gastos en los bancos vía fusiones o, directamente, ajustes de plantilla. Este martes se conoció que el Santander reducirá plantilla en España, Reino Unido, Polonia y Portugal y, al día siguiente se conocen los planes del Banco Sabadell. La entidad presidida por Josep Oliu prepara un recorte de personal que podría alcanzar los 2.000 empleados, el 12% del total.

El Sabadell todavía no ha iniciado las negociaciones con los sindicatos, pero sí les han hecho llegar que se sentarán con ellos la semana próxima para presentarles un plan que podría ir desde los 1.500 a los 2.000 trabajadores, según fuentes de los representantes de los trabajadores.

Hasta el momento, el Sabadell solo ha reducido plantilla cuando ha estado en procesos de fusión como el que protagonizó con la Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM), cuando salieron 1.250 trabajadores. Eso ocurrió en la anterior crisis financiera. Hasta ahora, la entidad se ha acercado a varios bancos, como Bankia y el BBVA, pero no ha presentado propuestas concretas de fusión. Sin embargo, su situación es delicada por la baja rentabilidad, como se demuestra por su fuerte caída en Bolsa, del 74% en lo que va de año.

Incluirá los servicios centrales y las oficinas

La intención del banco, que no ha realizado comentarios a la noticia, es no presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) sino reducir empleo a través de las bajas incentivadas y voluntarias. Se desconoce si habrá una edad mínima para acogerse a las medidas, aunque algunos sindicatos barajan los 56 años como referencia.

La reducción se planteará para todo el banco, es decir los servicios centrales y las oficinas. En lo que va de año, la entidad ha cerrado unas 230 sucursales, pero recolocando a la mayoría de los empleados.

El banco busca así reducir costes para adaptarse a la nueva realidad de la caída de ingresos por la crisis, la adaptación a las últimas tendencias en los usos de los clientes, marcadas por la digitalización, que lleva a no visitar las oficinas y trabajar a través del ordenador y la aplicación del móvil.

En paralelo a la salida de empleados en España, la filial británica del Sabadell (TSB) prepara otro tijeretezo de plantilla de unos 900 empleados, el 13% del total, así como el cierre de otras 164 sucursales en el Reino Unido en 2021 para impulsar la rentabilidad. Hace un año ya echó a 400 empleados.