Una mujer delante de un anuncio hipotecario, el pasado agosto en Madrid.
Una mujer delante de un anuncio hipotecario, el pasado agosto en Madrid.

Ni efecto rebote ni avance hacia la normalización. El mercado hipotecario registró el pasado agosto una caída del 3,4% con respecto al mismo mes de 2019. En términos absolutos, las 19.825 hipotecas constituidas para compra de vivienda suponen bajar del umbral de las 20.000, algo que no sucedía desde julio de 2016, son casi una cuarta parte menos de las firmadas en julio. Es el sexto mes consecutivo de caídas, que comenzaron en marzo coincidiendo con la declaración de la alerta sanitaria en España.

El descenso anual del 3,4% es el menor desde que empezó la pandemia y podría hacer pensar en una leve recuperación, pero la cifra tiene trampa: la comparación con agosto del año anterior es problemática porque en 2019 entró en vigor a principios de verano la nueva ley hipotecaria, lo que provocó una turbulencia de dos meses en el mercado que en las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística (INE) se reflejó en agosto y septiembre. Es decir, se trata de una caída pese a que se compara con una cifra inusualmente baja. Si se atiende a la variación mensual (es decir, comparándolo con julio), el retroceso del 23,8% no deja lugar a dudas: de momento, la paralización de operaciones durante el confinamiento no ha provocado una avalancha posterior y el mercado continúa aletargado.

La consecuencia de tantos meses de caídas es que, en conjunto, el sector ha perdido una décima parte de su negocio en lo que va de año. Es decir, de enero a agosto de este año se han constituido un 10% menos de hipotecas sobre viviendas que en el mismo periodo de 2019. Lo que no retrocedió en agosto es el importe medio de los préstamos que: 134.678 euros, un 4% más que en el octavo mes del año pasado. Eso hace que, pese a firmarse menos hipotecas, el capital total prestado se mantenga en la comparativa interanual: 2.670 millones, un 0,5% más.

Según la estadística publicada este miércoles por el INE, las hipotecas se abarataron considerablemente en agosto. El tipo de interés medio de los préstamos para la compra de vivienda se situó en el 2,49%, cinco puntos porcentuales menos que en julio. En parte, eso se refleja porque se produjo una nueva inflexión (por tercer mes consecutivo) en el equilibrio entre préstamos fijos y variables. Estos últimos, que suelen ser más baratos en un entorno de tipos bajo mínimos como el actual, volvieron a ser dominantes y supusieron el 50,6% de las operaciones firmadas. El tipo de interés medio de las hipotecas variables fue del 2,18% (frente a un 2,27% en julio) y el de las fijas se mantuvo casi estable con un 2,87% (2,86% en julio).

En el conjunto del mercado —es decir, teniendo en cuenta todos los préstamos y no solo aquellos destinados a la compra de vivienda—, en España se constituyeron 27.654 hipotecas en agosto. Es un 4% menos que 12 meses antes y supone un desplome del 25,3% respecto al volumen de julio. El capital prestado, algo más de 4.391 millones de euros, refleja una caída interanual del 2,2%, mientras que el importe medio subió un 1,8% hasta 158.785 euros.