Cartel de venta de viviendas en Madrid, en una imagen de archvivo.
Cartel de venta de viviendas en Madrid, en una imagen de archvivo.Efe

La venta de casas en España siguió avanzando hacia la normalización en agosto, pero a un ritmo todavía demasiado débil. Según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el octavo mes del año se registraron en España 31.394 compraventas de vivienda, lo que supone un 12,1% menos que en agosto de 2019. Pese a que no es un dato bueno, muestra que la fosa que abrió el confinamiento, cuyo suelo se alcanzó en mayo con un desplome de las operaciones del 53,7%, se va subiendo poco a poco y cada vez los porcentajes negativos son más pequeños: del 34,3% en junio, del 32,4% en julio y ahora, tras un salto considerable, del 12,1% en agosto.

Pese a ello, el signo negativo significa que el mercado inmobiliario español todavía sigue desangrándose. En la estadística acumulada anual (es decir, comparando todas las operaciones entre enero y agosto de este año con el mismo periodo de 2019) las ventas de casas caen un 24,4%. Esto significa que en ocho meses se ha comprado casi una cuarta parte menos de viviendas que hace un año.

Por tipología de vivienda, la de precio libre muestra todavía un ritmo menor (-12,7%) que la protegida (-6,3%). Desde el punto de vista de la antigüedad del inmueble, un dato positivo es que la venta de casas de obra nueva volvió a crecer en agosto, ya que las ventas subieron un 6,4% con respecto a 12 meses antes. Por el contrario, la segunda mano, que es inmensamente mayoritaria en el mercado, muestra que le está costando más reactivarse y cayó un 16,1%.

Otra cosa que cambia respecto a julio es que, con la ligera mejoría del sector, que ya anticipó ayer la estadística de los notarios, las caídas dejaron de ser unánimes en todas las comunidades autónomas y algunas recuperaron el signo positivo. Extremadura fue la que más creció, con un incremento interanual del 49%. Le siguieron La Rioja (20,5%) y Aragón (17,9%). También Asturias, Castilla-La Mancha, Cantabria y el País Vasco (en este último caso, por la mínima con un 0,7%), registraron más ventas de casas que en agosto de 2019. La cara mala de la moneda es que todas las demás comunidades, lo que incluye los cuatro grandes mercados autonómicos de vivienda (Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid), se quedaron en cifras negativas. El mayor descenso interanual fue el de Comunidad Valenciana (-23,5%), y muy cerca quedaron Cataluña (-23%) y Madrid (-18,3%).

La mejora del mercado desde el fin del confinamiento es constante y, en parte, la cifra de agosto era esperada. Este jueves se conoció la estadística de los notarios, que se considera un indicador avanzado que da pistas de por dónde pueden ir luego los datos del INE. Estos se basan en los registros de la propiedad, y por ello los expertos señalan que suele llevar entre uno y dos meses de retraso respecto a lo que muestran los datos notariales, que cuentan cuántas firmas se producen en un determinado mes. Tras la firma de la operación, la escritura se eleva a registro en una operación que puede demorarse semanas. Pues bien: según la estadística notarial, la mejoría en julio ya era considerable (-2,2%) y en agosto las firmas ya crecieron un 6,8%. Es cuestión de tiempo, por tanto, que esa mejora se traslade también a la serie estadística oficial.