noviembre 23, 2020
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (centro), preside la Mesa de la Automoción, en Zaragoza, este lunes.
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto (centro), preside la Mesa de la Automoción, en Zaragoza, este lunes. Europa Press

El Gobierno español ha anunciado este lunes una inversión en el sector de la automoción de 10.000 millones de euros en los tres próximos años. Los recursos llegan de la mano del mecanismo europeo Next Generation EU y tienen como objetivo relanzar una industria tocada por la pandemia, pero también necesitada de nuevos recursos para dar el paso hacia la transformación hacia el vehículo eléctrico y la reducción de emisiones. El plan presentado por la ministra de Industria, Reyes Maroto, multiplica casi por tres el anunciado hace apenas seis meses, de 3.750 millones de euros, y que incluía las nuevas ayudas a la adquisición de vehículos estrenada este mismo año. La titular de industria ha señalado que ese esfuerzo supone dedicar el 14% de los fondos europeos que lleguen a España al sector de la automoción.

El Gobierno ha anunciado que trabaja en la posible implantación de una fábrica de baterías para vehículos en España, en la que participarían compañías españolas y alguna internacional. Aunque el proyecto más concreto lo ha mencionado el presidente aragonés, Javier Lambán, quien ha asegurado que PSA invertirá hasta 230 millones de euros para fabricar vehículos eléctricos de media y alta gama en su planta de Figueruelas (Zaragoza), donde ahora produce un Corsa eléctrico.

El anuncio lo ha realizado el Gobierno en el marco de la segunda reunión de la Mesa de la Automoción, celebrada este lunes en Zaragoza y a la que se han unido de forma telemática los distintos actores del sector y representantes de las comunidades autónomas. La mayor partida irá destinada al plan de choque de movilidad sostenible, con más de 6.000 millones de euros y que supone una redefinición urbana con el impulso de zonas de bajas emisiones en las ciudades españolas, el despliegue masivo de infraestructura de recarga para incentivar el coche eléctrico y la modernización del parque público de vehículos limpios.

Asimismo, como había avanzado la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, el Gobierno destinará 1.500 millones de euros para desarrollar el hidrógeno verde, la tecnología que se considera más óptima para convivir con los coches eléctricos. Y la industria, que reclamaba recursos directos para transformarse, recibirá en torno a 1.200 millones de euros dirigidos a la digitalización, la conectividad y el 5G y la mejora de la eficiencia energética.

Respecto al plan de apoyo aprobado en junio pasado, del que dependen los planes Renove y Moves II para renovar el parque de vehículos, Maroto ha indicado que “está siendo eficaz y ha permitido la reactivación del sector después de los duros meses del confinamiento”.