El presidente del FROB, Jaime Ponce Huerta, en la comparecencia de la Comisión de Asuntos Económicos en el Congreso de los Diputados. EFE/ J. .J Guillén POOL
El presidente del FROB, Jaime Ponce Huerta, en la comparecencia de la Comisión de Asuntos Económicos en el Congreso de los Diputados. EFE/ J. .J Guillén POOLJ.J.Guillen / EFE

El presidente de la Autoridad de Resolución Ejecutiva (FROB), Jaime Ponce, ha admitido que la recuperación de los 58.000 millones que se inyectaron en los bancos, procedentes de las antiguas cajas de ahorros, en la pasada crisis financiera, “será escasa y limitada” Ponce ha explicado que la valoración actual del 62% de Bankia, a precio de mercado, y los activos de su matriz, BFA, son 3.600 millones. No obstante, matizó que no es una cifra definitiva “porque no vamos a vender las acciones a corto plazo, pero hay que admitir que la situación es la que es dada la valoración del sector bancario”.

Ponce, que ha comparecido en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, también ha afirmado que una vez cerrada la absorción de Bankia, la posibilidad para deshacerse del 16% que el Estado controlará de CaixaBank es la venta de pequeños paquetes de acciones a diario. Este directivo ha recordado que este es el sistema que ha utilizado el Gobierno británico para reducir su participación en Lloyd’s Bank.

Jaime Ponce ha insistido en que el nuevo valor será más líquido por lo que con un 16% se pueden hacer pequeñas ventas, algo que con la participación en Bankia no se podía. También ha dicho que no existirá la presión de mercado sobre la venta del Gobierno, es decir, que los inversores estén esperando a que se hunda la acción cuando salga el Estado. El directivo admitió que las previsiones son buenas ante incremento de la rentabilidad de la inversión, pero explicó que no hay que darle demasiada importancia a los informes “porque el mercado es soberano y muy difícil de predecir”. También aseguró que el hecho de que el Estado tenga una consejera en CaixaBank, Teresa Santero, no frenará la vocación de venta de las acciones si hubiera un momento adecuado.

Además, Ponce ha presentado el informe realizado por el banco de inversión Nomura, que concluyó que la ecuación de canje presentada por CaixaBank era razonable y que era mejor opción que otras posibles. En el mismo sentido se manifestó José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. “Desde que se ha anunciado la fusión, Bankia ha subido un 10% frente a las caídas de la cotización de otros bancos, lo que demuestra que es una operación conveniente” ante la eventual recuperación de los 24.000 millones de ayudas públicas que acumula Bankia. El consenso de analistas ha elevado la posible revalorización en un 21%.

La fusión mejora la recuperación de ayudas

Desde el FROB, se dice que la venta de Bankia podría generar valor un 45% adicional según los expertos. “Parece indudable que la participación pública a desinvertir gana valor. El mercado lo ha reconocido, todos los estudios independientes y analistas lo confirman y va en línea de las recomendaciones de los supervisores. La operación compara objetivamente bien. Tiene sentido industrial, económico y estratégico. Desde la perspectiva pública, es un paso adecuado en la gestión de nuestra participación, orientada siempre a la maximización del futuro retorno de ayudas públicas”, concluyó Ponce.

Los diputados preguntaron por la posible reducción de plantilla en la fusión. Ponce dijo que no podía responder porque no se habían anunciado los planes por parte de los gestores. No obstante, admitió que es una operación enfocada a la recuperación de valor gracias a las sinergias que pasan por cierre de oficinas y despidos.

También fue interrogado por el futuro de Sareb, el banco malo. Explicó que hay que ser prudentes sobre las expectativas, aunque la situación actual sea muy complicada, con recursos propios negativos, porque la sociedad ha optado por ventas pequeñas, que llevan más tiempo pero son más rentables que la liquidación de grandes carteras a inversores mayoristas.

Respecto a la posible utilización de las viviendas de Sareb para ayudar a familias vulnerables, Ponce cifró en 10.000 las personas que se están beneficiando al utilizar pisos sociales. Comentó que Sareb ha llegado a acuerdos con Comunidades Autónomas para fomentar esta labor, aunque también recordó que tiene el dilema de atender esta preocupación social o buscar la rentabilidad de la cartera. Indicó que casi nunca ha participado en desahucios de familias, “tiene una preocupación reputacional por la participación del FROB”, y si lo ha hecho ha seguido las mejores prácticas, indicó.