La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.EUROPA PRESS/E. Parra. POOL / Europa Press

El pleno del Congreso debate este martes la suspensión de las reglas fiscales que el Gobierno acordó hace tres semanas. En concreto, la Cámara baja está llamada a votar si existe en la actualidad una situación excepcional que justifique la congelación temporal del corsé presupuestario para este año y el que viene. Este martes también se presentará a los diputados ―aunque no precise votación― el techo de gasto aprobado para el año que viene, el más alto de la historia, hasta los 196.097 millones gracias a la incorporación de un primer tramo de los fondos europeos de 27.000 millones.

El Gobierno ha decidido suspender temporalmente las reglas fiscales ante la debacle económica que está causando la pandemia y en línea con la UE, que anunció hace meses la activación de la cláusula general de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Tanto el artículo 11.3 de la Ley Presupuestaria como la Constitución contemplan este supuesto en caso de situaciones de emergencia extraordinaria.

“Los límites de déficit estructural y de volumen de deuda pública sólo podrán superarse en caso de catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia extraordinaria que escapen al control del Estado y perjudiquen considerablemente la situación financiera o la sostenibilidad económica o social del Estado, apreciadas por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados”, reza el artículo 135.4 de la carta magna. La mayoría del Congreso aprobará previsiblemente la decisión del Gobierno.

El Ejecutivo evita de esta manera que se vote en el Congreso la senda de déficit, ya que para 2020 y 2021 solo ha fijado unas tasas de referencia que no son obligatorias. Este trámite, que supone el pistoletazo de salida de los Presupuestos, fue perdido en 2018 por el Gobierno.

Presupuestos

El Gobierno podrá así seguir adelante en la tramitación de unos Presupuestos que den el carpetazo definitivo a las cuentas del Gobierno de Mariano Rajoy de 2018, que aún siguen en vigor. Aun así, y pese a que la suspensión de las reglas fiscales elimine la votación de la senda de estabilidad en el Congreso, las nuevas cuentas previsiblemente no estarán listas hasta entrado 2021, lo que obligará, aunque sea de manera temporal, a prorrogar las actualmente vigentes una vez más.

El Ministerio de Hacienda ya ha trasladado a Bruselas, en el Plan Presupuestario que envió la semana pasada, y a las Administraciones Públicas, las tasas de referencia del déficit para este año y el siguiente, que no será de obligado cumplimiento. Este límite será del 7,7% en 2021, y la Administración central asumirá, según ha asegurado el Ejecutivo, parte de los números rojos de la Seguridad Social y de las comunidades autónomas.