Carlos Torres Vila, presidente del BBVA durante la presentación de resultados.
Carlos Torres Vila, presidente del BBVA durante la presentación de resultados.Pablo Monge

El BBVA registró unas pérdidas de 15 millones de euros hasta septiembre pasado debido al deterioro del fondo comercio de su filial en Estados Unidos, que supuso un impacto de 2.084 millones de euros, y a las dotaciones por la covid-19. Sin estos dos cargos, la entidad hubiera ganado 2.069 millones, cifra un 43,6% menor que la de septiembre de 2019.

En un comunicado remitido este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el banco destaca que ganó 1.141 millones solo en el tercer trimestre de 2020, un 79,5% más que en el segundo trimestre, gracias a los ingresos y la contención de los costes, que descienden un 8,4%. Los ingresos por comisiones caen un 8% “por efecto de la menor actividad por la pandemia”, según el banco presidido por Carlos Torres, mientras que el resultado de las operaciones financieras sube un 65%. Los saneamientos destacan en la cuenta: el deterioro de los activos financieros alcanzó los 5.074 millones, un 98% más que en septiembre de 2019 “por los impactos negativos de la covid-19”.

México sigue siendo el motor del grupo tras ganar 1.204 millones, el 45% del total, Turquía se convierte en el segundo país más importante, con el 19% del beneficio, 503 millones, España aporta el 16%, con 440 millones, América del Sur el 12%, con 326 millones, Estados Unidos queda rezagado con 115 millones, el 4%, lo mismo que el resto de Eurasia, con 96 millones. El banco presenta más dependencia de economías emergentes que de países desarrollados.

La ratio de capital de máxima calidad CET1 “fully loaded”, se situó en el 11,52%, 30 puntos básico más que en el trimestre anterior, ayudada por la mayor contribución de los resultados trimestrales, afirma el banco, pero sin alcanzar el 12% que es un nivel donde se encuentran otros grandes bancos europeos.