Manifestación por unas "Pensiones dignas ya" en las inmediaciones del Congreso de los Diputados el pasado martes.
Manifestación por unas «Pensiones dignas ya» en las inmediaciones del Congreso de los Diputados el pasado martes.Marta Fernández Jara / Europa Press

Ahorrar, ahorrar y ahorrar. Esa es la clave para tener un mejor mañana. Pero hay que hacerlo bien, en activos líquidos y no a través de la compra de vivienda. “El ahorro es una forma de trasladar el consumo presente hacia el futuro. Es una máquina del tiempo. No es un acto financiero. Consiste en coger las latas de sardinas que te puedes comer hoy, y dejarlas en una despensa para cuando seas mayor y entonces abrirlas”, dijo José Antonio Herce, presidente del Foro de Expertos del Instituto BBVA de Pensiones.

Este experto aconseja construir ese remanente sobre todo en un contexto donde el cambio demográfico apunta a una mayor esperanza de vida que implica un enorme desafío para los sistemas de salud y pensiones. “En España no es que se ahorre poco. Es que se ahorra muy mal porque lo hacemos en forma de ladrillo que no es un activo de previsión”, explicó Herce durante su participación en la serie de encuentros digitales El futuro, nuestra mejor inversión, organizado por EL PAÍS, Cinco Días y BBVA. Hoy, casi tres cuartas partes del ahorro familiar está en vivienda, según última Encuesta Financiera del Banco Central Europeo (BCE). “Luego nos gustaría convertir esas viviendas en un flujo de renta o en servicios para nuestra vejez y esa transformación no es evidente, es muy complicada, aunque se puede hacer”, comentó en el evento titulado Cambios demográficos y sociales, celebrado esta semana.

Herce, una autoridad en el tema de pensiones y longevidad, explicó que los jóvenes de ahora tienen que pensar en que serán más mayores y ello presionará los recursos financieros de los que dispondrán al momento de la jubilación. En tan solo un siglo, por ejemplo, la esperanza de vida en España se ha duplicado. La cifra es impresionante. Mientras que a principios del siglo XX llegaba a los 40 años, hoy supera los 83,1 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y el dato va en ascenso. “Puede que entre el 30% y el 40% de los niños y niñas que están naciendo en este año puedan alcanzar una vida de 100 años. Es una expectativa descomunal”, resaltó el experto que también es socio fundador de la consultora LoRIS (Longevity and Retirement Income Solutions).

Pero no solo nos haremos más longevos, sino también habrá menos jóvenes que financien el sistema de pensiones. “Hay que cambiar radicalmente el curso de este sistema”, espetó. Para ello propone subir la edad de retiro más allá de los 65 o 67 años. “Porque no puedes tener una jubilación de 40 años habiendo trabajado 30”, mencionó el experto en una conversación con José Antonio Vega, director de Cinco Días. La tarea no es sencilla, dijo Herce.»Nos estamos resistiendo al cambio. Hay una resistencia a la adaptación a los nuevos tiempos descomunal». Pero la pandemia nos ha demostrado algunas lecciones importantísimas, añadió. Por ejemplo, ha traído la virtualización de actividades que antes eran eminentemente presenciales como la educación, un sector que tendrá que evolucionar para adaptarse a los nuevos requerimientos del mercado laboral.

“Vidas más largas requieren de un capital humano mayor y más valioso”, subrayó Herce. Por lo tanto, dijo, la educación se tendrá que alargar. “Tenemos que acometer la asignatura pendiente que es la educación continua. Vamos a estar formándonos durante muchísimo más tiempo”, resaltó. Y en el camino, nos encontraremos desempeñando diversos trabajos y profesiones. Porque eso también será algo que traerá consigo vivir más, la oportunidad de vivir muchas más vidas solo en una. “Cada pocos años vamos a cambiar radicalmente los prospectos, es decir, el libro de instrucciones de las tareas que vamos a desempeñar”, concluyó.

Una población cada vez más envejecida implica hacer frente a desafíos que van desde garantizar la viabilidad de las pensiones de las personas jubiladas hasta desarrollar soluciones innovadoras que permitan mejorar la calidad de vida del colectivo. Los campos de acción son diversos: movilidad, ocio, salud, cuidados médicos, alimentación y consumo, entre otros. Hoy, los inversores ven en estas temáticas una oportunidad.

“La inversión temática lo que tiene por objetivo es capturar fuentes de crecimiento y de rentabilidad invirtiendo en compañías y modelos de negocio que tengan exposición a alguna tendencia estructural de largo plazo”, explicó Belén García-Moya, directora de Asesoramiento y Altos patrimonios de Banca Privada de BBVA, que también participó en el acto. Su objetivo es obtener una rentabilidad superior a la que se tendría en los índices tradicionales. “Estas tendencias estructurales son lo que conocemos como megatendencias y lo importante, en el ámbito de las inversiones, es ser capaces de identificar cuáles serán las ganadoras y cuáles son las compañías y los modelos de negocio que se verán beneficiadas por ellas”, explicó.

Megatendencias

BBVA ha identificado cuatro grandes megatendencias: los cambios demográficos y sociales, la sostenibilidad, las nuevas pautas de consumo y la disrupción tecnológica. “Apostamos por estas como los nuevos motores del crecimiento mundial en este mundo cada vez más complejo conectado y cambiante”, dijo García-Moya.

Por su parte, Miguel Luzárraga, director de AllianceBernstein para España y Portugal, subrayó que estamos en un momento donde hay muchos desequilibrios. “Eso genera oportunidades [de inversión]”, destacó. Dicha situación ha puesto sobre la mesa una serie de tendencias, como aquellas relacionadas con el clima o el consumo de alimentos, y que ahora están en el foco de los grandes inversores. “[En AllianceBernstein] llevamos identificando esas tendencias desde hace 25 años… Nuestro compromiso no es solamente gestionar y elegir y seleccionar esas compañías rentables, sino también queremos encontrar a esas empresas cuyo beneficio contribuya a un mundo mejor y a un mundo más sostenible”, agregó.

El futuro, nuestra mejor inversión es una serie de encuentros virtuales en la que participan diversas personalidades relacionadas con el mundo de la inversión sostenible, los cambios demográficos y sociales, las tendencias de consumo y estilo de vida, las transformaciones tecnológicas y las inversiones en salud.