El director del Servicio Postal de Estados Unidos, Louis DeJoy, en medio de la polémica por las denuncias del presidente Donald Trump de que habrá un fraude masivo con el voto por correo en las elecciones del 3 de noviembre, prometió este viernes dar prioridad a la entrega de los votos por correo.

En una comparecencia telemática ante el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado, DeJoy defendió la independencia de ese servicio y expresó su apoyo a esa práctica electoral, habitual en todos los comicios en el país.

«Al aproximarnos a la elección, quiero asegurar al Comité y a la ciudadanía que el Servicio Postal es totalmente capaz y está comprometido con entregar el correo electoral del país y a hacerlo en tiempo», señaló DeJoy en la audiencia llevada a cabo por internet.

El martes DeJoy anunció que dejaba en suspenso hasta después de las elecciones las reformas que había emprendido en el Servicio Postal en respuesta a las críticas de dirigentes y legisladores del Partido Demócrata que argumentaron que los cambios complicarían el voto por correo en un año en el cual la pandemia de COVID-19 hace que esa opción sea la preferible de millones de votantes.

Los críticos de DeJoy, un donante de la campaña de Trump al que el mandatario nombró en ese puesto en junio, también apuntaron que los cambios en horarios de distribución, la reducción de personal y otras reformas amenazan la entrega puntual de medicamentos y alimentos, especialmente en áreas rurales.

Trump había respaldado los recortes en el Servicio Postal y en una entrevista la semana pasada llegó a admitir que estaba bloqueando la aprobación de nuevos fondos para esa agencia precisamente para evitar que tuviera los recursos suficientes para garantizar que haya un voto por correo universal», al que achaca el supuesto fraude.

El voto postal se ha hecho común en muchos estados en décadas recientes y las organizaciones que promueven la mayor participación ciudadana en los comicios sostienen que ayuda a los votantes, y que la experiencia muestra que ese proceso no ha producido fraudes.

Trump ha emprendido una campaña de desprestigio contra el voto por correo a menos que sea por ausencia del votante y ha llegado a decir que sólo puede perder la elección de noviembre si ésta es fraudulenta

Donald Trump se juega la reelección en los comicios del 3 de noviembre próximo, en los que se enfrentará a Biden, que encabeza las encuestas de intención de voto.

(Con información de EFE)