septiembre 29, 2020

En Australia, una pareja le provocó daño cerebral a su hija sometiendo a la menor a una dieta vegana desoyendo los consejos del pediatra.

Los progenitores alimentaban a la bebé con leche de coco, jugos de frutas, batidos y otros suplementos caseros, lo que le provocó una parálisis cerebral por la falta de nutrientes vitales.

Un tribunal australiano ha condenado a 12 meses de trabajo comunitario a la pareja tras declararla culpable de causar lesiones graves a su hija por negligencia al someterla a una estricta dieta vegana.

El juez dictaminó que la pareja incumplió con su deber de satisfacer las necesidades para que su hija tenga un desarrollo saludable y había estimado la pena de cárcel para los padres pero consideró que ello provocaría un daño aún mayor a la niña, que ya depende por completo de sus progenitores. 

La historia se remonta al 2018, cuando la menor tenía un año y llegó al hospital con un grave nivel de desnutrición. Los médicos descubrieron que tenía hematomas en el cuerpo, erupciones cutáneas, decoloración de la piel, estaba letárgica y tenía sangre de color oscuro en el paña y pasó casi un mes en cuidados intensivos.

La bebe nació sana y a los 4 meses, el pediatra aconseja complementar la dieta de la niña con leche en polvo pero la pareja no hizo caso y en su lugar alimentó a su hija con leche de coco.

La niña ahora lleva una dieta sana y nutritiva proporcionada por sus padres, pero sufre de una discapacidad permanente en su desarrollo cognitivo, físico y de comunicación provocada por la falta de nutrientes.