A la triste despedida que ya le dimos en su momento a Constantino Romero, voz icónica de algunos personajes como Mufasa o Darth Vader, hoy se suma la triste noticia del fallecimiento de David Prowse, actor que puso cuerpo y cara a uno de los villanos más famosos de la historia del cine y la primera trilogía de Star Wars.

Y es que pese a que muchos identifiquen a este personaje por el potente doblaje de James Earl Jones, no hay duda de que la actuación de Prowse, incluida la voz en el set utilizada como pauta para su posterior doblaje final, logró definir a la perfección la esencia de Darth Vader.

Su entrada a la saga de ciencia ficción comenzó después de que George Lucas lo viera interpretando el papel de guardaespaldas en A Clockwork Orange, cayendo impresionado ante la imponente imagen de dos metros del culturista, ofreciéndole hacer una audición para dos papeles. Sin embargo, tal y como aseguró el propio Prowse en una entrevista a la BBC, eligió el papel de Darth Vader en lugar del de Chewbacca, interpretado por el fallecido Peter Mayhew, porque la gente «siempre recuerda a los malos«.

Pese a gozar de la salud y cuerpo de un culturista, la artritis y otros problemas persiguieron a Prowse durante gran parte de su vida, pero defendió a varias organizaciones de salud y se desempeñó como vicepresidente de la Asociación para Discapacitados y Discapacitados Físicos.

Unas hazañas a las que, como bien señaló el también conocido actor de Star Wars Mark Hamill en su tributo y despedida a Prowse, se sumaban otras acciones desinteresadas como servir como «Green Cross Code Man», promoviendo la seguridad vial entre jóvenes y adultos dentro del Reino Unido.

Y es que pese a que el Lord Sith encarnase el odio, las buenas acciones del hombre que se escondía tras esta máscara le consiguieron incluso el título y reconocimiento de MBE, despidiéndose así como miembro de honor de la Orden del Imperio Británico.

Hoy le dedicamos nuestro más sentido pésame a la familia y amigos, y nuestro adiós al actor: Que la fuerza te acompañe.