Una joven israelí de 16 años, que se encontraba de vacaciones en Eilat, fue violada por más de 30 hombres, que abusaron de ella en una habitación del hotel Red Sea, caso que a desatado la indignación de la nación y ha motivado marchas.

La adolescente, viajó a un popular destino turístico a orillas del Mar Rojo. Según los testigos, se encontraba con una amiga y conocidos cuando volvieron a la habitación del hotel para usar los servicios higiénicos, siendo ahí atacada en estado de ebriedad.

Luego de la aberrante violación grupal, la víctima volvió a la ciudad de Ashkelon, donde presentó ante las autoridades una denuncia por el trágico hecho ocurrido.

El premier de Israel, Benjamin Netanyahu describió estos atroces hechos como: “crimen contra la humanidad”. Según indica la información oficial, los atacantes hicieron fila afuera de la habitación y entraban uno por uno para abusar de la joven que se encontraba vulnerable.

Según relató un implicado en la grabación del suceso, más de 30 hombres tuvieron sexo con la joven y aseguró que los atacantes formaron una fila en la habitación esperando su “turno”. No obstante, afirmó que las acciones eran consentidas por la menor de edad, incluso el abogado del sospechoso intentó acusar a la víctima, señalando que: “ella los llamaba a entrar y que solo los denunció cuando se enteró que había videos”.

Por otra parte el hotel Red Sea, negó a pesar de las pruebas, que estas acciones hayan ocurrido dentro del lugar, declaración que contradice los documentos de la denuncia.

Los líderes políticos israelíes se expresaron para condenar el crimen, el premier Benjamin Netanyahu escribió: “Esta mañana, mi esposa Sarah y yo leímos sobre la violación en Eilat. Es impactante, no hay otra palabra. No solo es un crimen contra la niña, es un crimen contra la humanidad, merecedor de toda condena”.

El país ante el revuelo y la indignación, se levantó para exigir justicia para la víctima y el arresto de todos los participantes de la violación.