noviembre 11, 2020

La crisis sanitaria, económica y social derivada de la pandemia por coronavirus supuso a partir de marzo y durante varios meses severas limitaciones de movilidad en España. Una situación que cambió en la forma de trabajar de muchas empresas y cambios en el consumo de ocio digital.

Concretamente, la compartición de suscripciones se ha disparado. Una de las plataformas de gestión de suscripciones en grupo de referencia, Together Price, registró durante el mes de marzo un aumento de usuarios de cerca del 90 %.


Se duplican las suscripciones compartidas a plataformas VOD y de juegos en línea en España durante la crisis del coronavirus

Las suscripciones compartidas se duplican

Tv 3774381 1920

Las restricciones al movimiento y, también, una maltrecha situación económica que invita a contraer el gasto, son las causas que explican para esta plataforma que la demanda de sus servicios se incrementase en un 88 %, manteniéndose de marzo a junio un crecimiento medio mensual del 64 % en España.

Together Price cuenta actualmente con 300.000 suscriptores activos que comparten plataformas de vídeo bajo demanda como Netflix, Disney+ o Prime Video, así como servicios de juego en línea como Nintendo Switch Online u otro tipo de suscripciones susceptibles de ser compartidas como Office 365.

Los cambios en el consumo de ocio digital fueron más allá durante la primera ola teniendo como protagonista la limitación de calidad de diversas plataformas

Captura De Pantalla 2020 11 11 151631

Tendencias de búsqueda de la cadena «compartir netflix» en Google.

Estas cifras se traducen en una duplicación de las suscripciones compartidas a través de este sistema, con esos picos durante el inicio de las medidas más restrictivas que coinciden perfectamente con las tendencias de búsqueda que observamos en Google para la cadena «compartir Netflix».

Los cambios en el consumo de ocio digital fueron más allá durante la primera ola teniendo como protagonista la limitación de calidad de diversas plataformas tras la petición de la Unión Europea y la constatación de que una saturación de la red podía ser posibile por el mayor consumo de este tipo de contenidos a todas horas y el aumento del teletrabajo.