noviembre 4, 2020

Cellnex ultima la compra de las infraestructuras europeas del operador asiático Hutchison en una transacción que puede ascender a 10.000 millones de euros, la mayor operación afrontada por la empresa de telecomunicaciones y también la de mayor volumen efectuada por una compañía española en lo que va de año.

Hutchison cuenta con 28.500 torres de telefonía móvil, repartidas entre Reino Unido, Irlanda e Italia, donde el grupo español reforzaría su posición; y Suecia, Austria y Dinamarca, países en los que entraría por vez primera.

La operadora de infraestructuras ha confirmado este miércoles que se encuentra en “conversaciones avanzadas” con Hutchison para explorar “escenarios de colaboración estratégica entre ambas compañía”, incluida la potencial compra de determinados activos de infraestructuras y la ejecución de contratos de servicios, según la comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Esta comunicación se produce tras la remitida previamente por Hutchison en Reino Unido, que ha admitido  que ha alcanzado “un acuerdo sustancial sobre las condiciones comerciales clave para las enajenaciones de sus participaciones en activos de infraestructura de telecomunicaciones en Europa”, controlados a través de una filial. Una vez cerrado el acuerdo, Cellnex y las filiales del grupo del grupo asiático celebrarán contratos de servicio para que la empresa española proporcione a Hutchison servicios de infraestructura de telecomunicaciones y respalde el despliegue acelerado de la red 5G a través de un programa de expansión comprometido y construido a medida. “Los acuerdos en relativos a la transacción están sujetos a la finalización de la documentación definitiva”, ha dicho Hutchison.

Por su parte, el operador de infraestructuras de telecomunicaciones español ha asegurado que, en la actualidad, se están negociando los posibles términos y condiciones, incluidos los términos económicos y la estructura de la transacción, por lo que, hasta el momento, no se ha llegado a ningún acuerdo vinculante.

Resultados

Precisamente, Cellnex Telecom presentó hoy sus resultados hasta septiembre, periodo en el que registró unas pérdidas de 84 millones de euros, frente a los números rojos de 12 millones que se anotó en el mismo periodo del ejercicio anterior, por “el efecto de las mayores amortizaciones y costes financieros asociados al intenso proceso de adquisiciones” en 2019 y 2020, según informó este miércoles la compañía.

Entre enero y septiembre, la firma de telecomunicaciones facturó 1.149 millones de euros, lo que representa un 53% más que en el mismo período del año anterior, y el resultado bruto de explotación (Ebitda) creció un 68% hasta los 838 millones.

La compañía considera su resultado “coherente con la fase de fuerte crecimiento que vive la empresa” del sector de las telecomunicaciones, y ha destacado que en los próximos trimestres se seguirá reflejando resultados contables negativos.

Líneas de negocio

Por líneas de negocio, los Servicios de Infraestructuras para operadores de Telecomunicaciones Móviles aportaron a los ingresos totales el 78%, con 898 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 77% interanual. La actividad de infraestructuras de radiodifusión aportó un 15% de los ingresos, con 172 millones de euros. El negocio centrado en las redes de seguridad y emergencia y soluciones para la gestión inteligente de infraestructuras urbanas (IoT y Smart cities) aportó un 7% de los ingresos, con 78 millones de euros.

Por mercados, a 30 de septiembre, el 65% de los ingresos y un 73% del Ebitda se generan fuera del mercado español. Italia es el segundo mercado más importante con un 22% de los ingresos del grupo. Al cierre del tercer trimestre, Cellnex contaba con un total de 50.185 emplazamientos operativos (10.313 en España, 10.356 en Italia, 9.687 en Francia, 924 en Holanda, 7.996 en Reino Unido, 5.277 en Suiza, 621 en Irlanda y 5.011 en Portugal), a los que se suman 2.707 nodos (DAS y Small Cells), un 20% más.

El total de inversiones ejecutadas en los primeros nueve meses de 2020 alcanzó los 3.585 millones de euros, en su mayoría destinados a inversiones vinculadas a generación de nuevos ingresos, destacando la incorporación de nuevos activos en Portugal y Reino Unido y la continuidad en la integración y despliegue de nuevas infraestructuras en Francia, así como mejoras en la eficiencia, y al mantenimiento de la capacidad instalada. La deuda neta del grupo a 30 de septiembre alcanzaba los 3.776 millones de euros, frente a los 3.938 millones a cierre de 2019.

Franco Bernabè, presidente de la compañía, destacó: “La capacidad del equipo de gestión de Cellnex para mantener y cumplir los objetivos marcados, incluyendo la continuidad y total disponibilidad de los servicios que presta Cellnex, reflejada en los indicadores del negocio orgánico del grupo, en un contexto marcado por la disrupción social y económica a consecuencia de la crisis del coronavirus. El equipo lo ha hecho posible manteniendo además una política de crecimiento que nos permite seguir reforzando y ampliando el perímetro del grupo, contando además con el apoyo de nuestros accionistas que han demostrado una vez más su confianza en el proyecto acudiendo con una amplísima demanda a la ampliación de capital por 4.000 millones de euros el pasado mes de agosto”

Por su parte, Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex, señaló que están en el buen camino para cerrar un ejercicio 2020 marcado por la gran excepcionalidad de la crisis de la covid-19: “El grupo ha respondido con voluntad de servicio a sus clientes, y manteniendo la ambición y la tenacidad a la hora de dotarnos de los recursos necesarios que nos permitan seguir adelante con el proyecto de crecimiento y no renunciar a seguir analizando y ejecutando nuevas operaciones”.