La asociación médica de Corea del Sur solicita suspender el programa nacional de vacunación gratuita contra la gripe mientras que las autoridades insisten en que no hay pruebas que vinculen directamente las muertes y las vacunas.

El presidente de la asociación, Choi Dae-zip, expresó este jueves durante una conferencia que la inoculación debería ser puesta en pausa hasta tanto el Gobierno pueda garantizar la seguridad de las vacunas.

“El número de muertes se ha incrementado, pero nuestro equipo ve poca posibilidad de que las muertes resultan de las inyecciones”, expresó Jeong Eun-kyeong, director de la Agencia para el Control y Prevención de Enfermedades de Corea.

En setiembre, cerca de 5 millones de dosis fueron expuestas a temperatura ambiente pese a que deben permanecer en constante refrigeración, lo que ocasionó una suspensión de la campaña de vacunación.

El programa fue reanudado el 13 de octubre con el objetivo de inocular a 19 millones de ciudadanos y ya cubrió a 8,3 millones.