José Ignacio Goirigolzarri, futuro presidente de CaixaBank, junto a Gonzalo Gortázar, que será el consejero delegado.
José Ignacio Goirigolzarri, futuro presidente de CaixaBank, junto a Gonzalo Gortázar, que será el consejero delegado. / Europa Press

Las juntas de accionistas de CaixaBank y Bankia se reunirán el 3 y el 1 de diciembre, respectivamente, para dar el visto bueno a la fusión entre ambas entidades y crear el principal banco por volumen de activos en España. Reunidos en Valencia, donde ambas sociedades tienen su sede social, los consejos de administración han decidido esa fecha tras dar por recibido el informe de la consultora BDO, encargada por el registro mercantil, que da el beneplácito también a la unión. Ese documento era uno de los trámites pendientes para afrontar nuevos pasos en la operación.

Ambas entidades celebrarán la junta en el mismo lugar, el Palacio de Congresos de Valencia. CaixaBank ha previsto los días 2 y 3 de diciembre, aunque prevé celebrarla en segunda convocatoria. Por su parte, Bankia, apuesta por la primera convocatoria, el día 1. Ambos bancos, según han comunicado a la CNMV, permitirán la asistencia telemática a raíz de la actual situación provocada por la covid-19 y de hecho así lo recomiendan. El orden del día planteado por Bankia se basa en la aprobación de la fusión y de la gestión del actual consejo de administración.

Una vez convocadas ambas juntas de accionistas, en los próximos días está previsto que se puedan presentar los resultados proforma de lo que será el banco fusionado, que parte con una previsión de unos 650.000 millones de euros de activos en España. Y CaixaBank tendrá que materializar la ampliación de capital, por un máximo de 2.079 millones de euros, para hacer el intercambio de acciones que permitirá la fusión. La entidad catalana controlará un 74,2% de la nueva entidad, mientras que los accionistas de Bankia se quedarán con un 25,8%.

Previo a la celebración de las juntas, el Frob (fondo de rescate estatal y máximo accionista de Bankia), el Banco Central Europeo, el regulador bursátil CNMV y el de competencia CNMC deberán dar su visto bueno a la fusión.

Una vez celebrada la junta de accionistas y aprobada la fusión, empezará la operación: la integración jurídica en primer término, el cálculo y reajuste de plantilla (que podría situarse en torno a las 8.000 personas) para recortar las duplicidades que actualmente mantienen ambos bancos, la sustitución de la marca Bankia por la de CaixaBank en las instalaciones que aporte a la fusión y a finales del próximo año la migración tecnológica entre ambas entidades, una operación delicada si se tiene en cuenta su presencia en 2.200 municipios y los 20 millones de clientes.

CaixaBank ofrece 0,6845 de sus acciones por cada título de Bankia, lo que representa una prima del 20% sobre su cotización anterior al inicio de las negociaciones. Teniendo en cuenta la cotización media de los últimos tres meses, el pago se sitúa un 28% por encima.