Vista de una oficina de CaixaBank y otra de Bankia reflejada en el cristal.
Vista de una oficina de CaixaBank y otra de Bankia reflejada en el cristal.EFE

Caixabank ganó hasta el mes de septiembre 726 millones de euros, lo que supone que ha recortado el beneficio obtenido en los nueve primeros meses del año un 42,6% con respecto al mismo periodo del año anterior. Este resultado se explica por el impacto de la pandemia de covid-19 y las provisiones que la entidad ha preparado para reducir el golpe. Hasta septiembre, la dotación extraordinaria ha sido de 1.161 millones de euros. Los ingresos derivados de la actividad principal de la entidad se han mantenido estables, aunque el margen bruto se ha reducido un 5,3% por los menores ingresos de resultados financieros y de la cartera de participadas, según ha comunicado el banco a la Comisión Nacional del Mercado de Valores este viernes.

El resultado hasta septiembre muestra el impacto de la pandemia, que también han sufrido otros bancos al provisionar importantes partidas para hacer frente a posibles efectos derivados de la caída de la actividad a causa del coronavirus. Además, según ha comunicado el banco, los resultados del tercer trimestre de Caixabank incluyen los 109 millones destinados a prejubilaciones para 229 empleados, pero no recogen la plusvalía por la venta del 29% de Comercia, de 420 millones, y que se formalizó a principios del cuarto trimestre.

Los ingresos derivados de la actividad propiamente bancaria (la denominada core), es decir, el margen de intereses, las comisiones netas y los ingresos por seguros, se mantienen estables, al bajar solo un 0,7%, hasta los 6.158 millones (el margen de intereses se reduce un 2%, las comisiones se mantienen y los ingresos de seguros de vida y riesgo crecen un 8,5%). El margen bruto de la entidad, por su parte, cae un 5,3% hasta los 6.260 millones de euros, a causa de la reducción del resultado de operaciones financieras y de obtener menos ingresos de la cartera de participadas.

La cifra de créditos y recursos, que representa el volumen de negocio de la entidad, es la más alta desde su creación, y suma 646.299 millones de euros hasta septiembre. Los recursos de clientes han crecido un 5,2%, por el aumento de los depositos a la vista, mientras que los recursos en fondos de inversión y planes de pensiones se reducen ligeramente.