noviembre 5, 2020

El rebote en el crecimiento económico que esperaba Europa se ha frenado en seco a causa de la nueva oleada de contagios. Eso retrasará la recuperación de los niveles de actividad anteriores a la pandemia hasta al menos finales de 2022. Y solo para la mitad de los países de la zona euro, puesto que las previsiones publicadas este jueves por Bruselas confirman una crisis a doble velocidad: España sufrirá este año la peor caída de toda la UE, con una caída del PIB del 12,4%, tal y como avanzó EL PAÍS. De forma paralela, cada revisión confirma la capacidad de Alemania de lidiar mejor con la recesión, con una contracción del 5,6%.

In English

La Comisión Europea ha lanzado sus terceras previsiones desde que el pasado marzo estallara la pandemia de la covid-19, que provocó la “recesión más profunda de la historia de la UE”, en palabras del comisario Paolo Gentiloni. La UE encaraba a partir de julio un proceso de recuperación. “El rebote ha quedado interrumpido. El crecimiento va a pararse en el cuarto trimestre, pero volverá a auparse en el primer trimestre de 2021”, advirtió el comisario europeo de Economía.

La sólida recuperación que experimentó Europa durante el paréntesis de verano ha llevado a la Comisión a mejorar sus previsiones para este año. El paso julio Bruselas preveía una caída del PIB en el conjunto de la zona euro del 8,1%, seguida de un crecimiento del 6,1% para 2021. Ahora cree que este año la economía de los países de la moneda única se contraerá un 7,8%, pero que la segunda oleada que vive Europa llevará a que el crecimiento sea más débil el año que viene y, en parte, se aplace a 2022. Por ello, prevé una expansión económica del 4,2% para 2021 y del 3% en 2022.

La mejora de este año se debe sobre todo a la fortaleza de Alemania. Si en verano ya se esperaba un retroceso del 6,3%, ahora se baraja una caída igualmente histórica pero más modesta, del 5,6% en 2020. “Eso es menos que la media de la zona euro y menos que lo proyectado antes. Más allá de la recuperación en el consumo, la industria y las exportaciones van a conducir el crecimiento en 2021 y 2022”, señaló Gentiloni. Bruselas también prevé una mejora notable para los Países Bajos –de una bajada del 6,8% a una del 5,3%—, pero también de Italia –de hundirse el 11,2% al 9,9%– y de Francia –que pasaría de una caída del PIB del 10,6% al 9,4%–. Eso deja a España como el país donde mayor será el descalabro: un descomunal 12,4%.

España cree que esas previsiones están desfasadas porque no incluyen un tercer trimestre en el que el país creció más de lo esperado, tanto en términos de PIB como de empleo. Además, el informe admite que tampoco pudo recoger el impacto de las medidas del plan de recuperación, que podrían elevar el crecimiento de 2021 en 2,5 puntos porcentuales. Sin embargo, Gentiloni dijo que el mal dato español se debe más bien a que la segunda oleada de contagios empezó antes en España –que en verano ya fue vetada por muchos países como destino vacacional de sus ciudadanos— y por su estructura económica, al depender del sector turístico.

Bruselas, además, augura que España cerrará este año con una tasa de paro del 16,7%, pero que esta escalará hasta el 17,9% el año que viene y bajará al 17,3% en 2022, cuando será la más elevada de toda la UE, por delante de Grecia, Italia y Francia. Ello se debe a la retirada gradual de las medidas para sostener la economía, en especial los ERTE, que según el informe de la Comisión “han hecho mucho para contener la pérdida de empleo, aunque no han podido evitarlo del todo”.

De igual modo, Bruselas señala que España será el país que sufrirá un mayor deterioro de las finanzas públicas. El déficit se disparará hasta el 12,2% del PIB y bajará hasta el 8,6% en 2022, por encima de Italia, Francia, Grecia o Portugal. Por ello, Gentiloni alentó a España a pedir el paquete entero del plan de recuperación. Es decir, los 140.000 millones en subvenciones y préstamos, y no solo las transferencias a fondo perdido. “Esa decisión no se toma en Bruselas y yo respeto plenamente las decisiones de los países miembros”, añadió el comisario.

Alemania y Polonia se recuperan más rápido

De cualquier modo, los augurios de Bruselas se confirman. La crisis se producirá a dos velocidades. De cumplirse sus previsiones, España será el único país en caer con un ritmo de dos dígitos este año. Gentiloni destacó que el año que viene y en 2022 crecerá a un ritmo superior al conjunto de la zona euro. Pero será insuficiente para recuperar todo lo perdido desde antes de la crisis. Es decir, de seguir el camino de economías como Alemania o Polonia (fuera de la zona euro), los únicos países que conseguirán que su economía tenga incluso un tamaño superior al de antes del inicio de la pandemia.

Otros países se acercarán a recomponer sus economías en los próximos dos años. Pero la mitad de los socios no lo conseguirá. “Esas divergencias reflejan la diferencia entre la gravedad de la pandemia y el rigor de las medidas de contención vinculadas a ella. Pero también reflejan diferencias en las respuestas de sus políticas domésticas y en las estructuras económicas. Se espera que los países con un mayor sector turístico tarden más tiempo en alcanzar la plena recuperación”, añadió el comisario. En concreto, el informe de la Comisión indica que a finales del 2022 el PIB de España todavía sea un 3% inferior al que tenía antes de que empezara la pandemia.