A pesar que el ministro de Salud de Brasil, Eduareo Pazuello, anunció un acuerdo para comprar 46 millones de dosis de la llamada vacuna “Coronavac” que desarrolla la empresa china Sinovac por 427 millones de dólares, fue desautorizado por el Presidente de Brasil Jair Bolsonaro quien dijo que no se realizara la compra.

El jefe de Estado afirmó que el Gobierno no se puede comprometer con la compra de una vacuna cuya eficacia y seguridad no ha sido comprobada previamente por el Ministerio de Salud ni certificada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

“El pueblo brasileño no será conejillo de indias de nadie. No se justifica un billonario aporte financiero en una medicina que ni siquiera superó la fase de pruebas”, afirmó el jefe de Estado.

Y dejó clara su posición: “mi decisión es la de no adquirir la referida vacuna”.

El Gobierno ha acordado con la empresa AstraZeneca y la Universidad de Oxford la compra de 100 millones de dosis de la vacuna que ambas están desarrollando, y también se sumó a la iniciativa Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para adquirir otras 40 millones de dosis

Po su parte el ministro de Salud aclaró que tanto la vacuna de Sinovac como la de Oxford están aún en período de pruebas y que, antes de ser suministradas, deberán ser certificadas por la Anvisa.