septiembre 17, 2020

El artista callejero Banksy ha perdido este jueves una batalla legal por una de sus obras más famosas por no querer revelar su identidad. Los jueces basaron su decisión en el  desinterés del artista por asegurar sus derechos y por pintar en propiedades públicas.

Se trata del grafiti pintado en un muro en Jerusalén en 2005 que representa a un manifestante que lanza un ramo de flores.

Dicha imagen ha sido utilizada por la empresa británica Full Colour Black durante años. Tras una larga demanda, la compañía ha ganado el litigio ante la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea. 

Los jueces decidieron que Bansky no podía hacerse con los derechos de autor mientras mantenga su anonimato, además pintar en propiedades públicas y el desinterés mostrado anteriormente a la hora de asegurar sus derechos sustentaron el dictamen.

 “Los derechos de autor son para los fracasados”. afirmó Banksy.

En 2014, Banksy obtuvo una marca comercial de la UE para su trabajo, pero fue cuestionada por Full Color Black, que argumentó que el artista no desea utilizarla con fines comerciales o de marca.

En octubre del 2019 Banksy abrió una tienda para vender versiones de sus obras “con el único propósito de cumplir con las categorías de marca”. 

La decisión de los jueces es “devastadora” para Banksy ya que además “necesitará considerar si alguna de las marcas registradas de sus obras de arte es realmente válida”.