Sede de Bankia en Madrid
Sede de Bankia en MadridJesús Hellín / Europa Press

Bankia ha obtenido un beneficio neto de 180 millones de euros durante los nueve primeros meses del ejercicio, un 68,8% menos que el registrado un año antes, según ha informado este miércoles a la Comisión Nacional de Mercados y Valores. Todos los márgenes de la cuenta de resultados presentan caídas de entre el 6% y el 10%. La entidad justifica el empeoramiento del beneficio por el menor resultado generado por “las operaciones financieras, así como por las nuevas provisiones para hacer frente a las contingencias de las consecuencias de la situación generada por el coronavirus”.

El Grupo acumula en el ejercicio provisiones extraordinarias de 465 millones de euros para anticipar impactos futuros causados por la pandemia. “De este importe, 155 millones de euros se han dotado en el tercer trimestre del año”, indica la entidad. Sin considerar la provisión extraordinaria por la covid-19, el beneficio antes de impuestos de los nueve primeros meses del año se sitúa en 683 millones de euros, con una descenso del 13,8% respecto a septiembre de 2019.

El buen comportamiento de las comisiones (+10,5%) y la reducción de los gastos de explotación (-2,8%) elevan el resultado “core”, que se centra exclusivamente en el negocio bancario (margen de intereses y comisiones, menos gastos de explotación), hasta septiembre a 958 millones (+1,3%). La evolución trimestral es igualmente positiva, con un crecimiento del resultado “core” del 2,1% sobre el trimestre anterior y del 11,5% respecto al tercer trimestre de 2019.

Exceso de capital en víspera de la fusión

La entidad pública ha logrado una de sus metas, acumular más de 2.500 millones de exceso de capital en tres años, con un trimestre de antelación. En concreto, presenta 2.535 millones de euros por encima de lo exigido. Este objetivo, incluido en el Plan Estratégico 2018-2020, pretendía duplicar los dividendos que Bankia entrega al Estado, que controla el 62% del capital. Sin embargo, el veto del Banco Central Europeo (BCE) lo ha impedido. El año que viene, si se levanta esta restricción, Bankia estará ya fusionada con CaixaBank, en donde la participación pública será del 16%.

El consejero delegado, José Sevilla, apuntó en la nota de prensa que la fusión con CaixaBank será “la mejor manera de poner en valor este fuerte exceso de capital que hemos generado en los últimos ejercicios”. Además del capital, dijo que estaban “muy satisfechos” de poder anunciar que la ratio de activos improductivos netos ya se sitúa por debajo del 3%.

“Efectos inciertos de la pandemia”

La ratio de capital regulatorio CET1 fully loaded se ha situado en el 15,77%, lo que supone una generación de capital de 182 puntos básicos en el trimestre. Sin incluir las nuevas medidas de flexibilización de capital adoptadas por los supervisores, la ratio de capital CET1 fully loaded a cierre de septiembre ha sido del 14,79%, con lo que el colchón sobre las exigencias regulatorias es de 641 puntos básicos. Por su parte, el CET1 phase in ha finalizado el trimestre en el 15,95%, lo que se traduce en un colchón de 757 puntos básicos.

Con todo ello, el exceso de capital CET 1 fully loaded (sin considerar las plusvalías soberanas) acumulado por Bankia desde el año 2018 se sitúa a final de septiembre en 2.535 millones de euros, por encima de los 2.500 millones comprometidos en el Plan Estratégico 2018-2020.

El presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, reconoció a su vez que «queda un trimestre complejo para terminar el año porque los efectos de la pandemia son inciertos”, pero mostró su convicción de que Bankia conseguirá «cerrar un muy buen ejercicio y estar en la mejor posición posible para afrontar el ilusionante reto que supone la integración con CaixaBank”.

El presidente de Bankia también comentó que “hemos continuado apoyando a las empresas y a los hogares en un momento tan delicado como el que estamos viviendo, gracias a unos extraordinarios niveles de solvencia fruto del esfuerzo y el rigor de todo el equipo del banco”.

Bankia ha elevado los créditos un 3% en lo que va de año, y mantiene la morosidad en el 4,9%, cifra similar a la de hace un año. La tasa de cobertura de los dudosos ha subido del 54% al 58%. El ratio de eficiencia (que mide lo que gasta la entidad por cada cien euros que ingresa) ha empeorado desde el 54% hace un año al 55,6% de septiembre pasado. Como consecuencia de la caída de los resultados, la rentabilidad sobre los recursos propios (ROE) baja del 6% al 1,9%.