noviembre 5, 2020

Hoy era el gran día. Como os contamos en su momento durante la presentación de los Ryzen 5000, el 5 de noviembre fue la fecha designada por AMD para su lanzamiento a nivel global, y como cabía esperar, se ha cumplido.

Los nuevos procesadores Ryzen 5000 utilizan la arquitectura Zen 3, y marcan un importante salto generacional en términos de IPC que había permitido, según las pruebas que publicó a AMD, superar por fin a Intel en rendimiento monohilo. Esa era, sin duda, la única cuenta pendiente que AMD tenía frente al gigante del chip, ya que con la arquitectura Zen 2 había logrado imponerse en rendimiento multinúcleo, en eficiencia térmica y energética, y también en valor precio-prestaciones (en la mayoría de los casos).

Zen 3 parte de un cambio profundo a nivel de silicio que, como os contamos en su momento al analizar las novedades más importantes de la arquitectura, elimina la división de la unidad CCD en dos bloques CCX compuestos de cuatro núcleos y 16 MB de caché L3 cada uno. En esta nueva arquitectura, cada unidad CCD integra en una misma pastilla de silicio, y en un único bloque, ocho núcleos y 32 MB de caché L3, lo que reduce la latencia en las comunicaciones entre núcleos, mejora la distribución de la carga de trabajo entre ellos, y permite que cualquiera de esos ocho núcleos pueda acceder a los 32 MB de caché L3 disponibles (en Zen 2 se limitaba a 16 MB de caché L3).

Ryzen 5000

Según AMD, la mejora de rendimiento media que ofrece Zen 3 frente a Zen 2 en términos de IPC es de un 19%, un dato impresionante, pero que debemos saber interpretar correctamente. ¿Qué quiere decir que un procesador Ryzen 5000 tiene un IPC un 19% mayor que un Ryzen 3000? Pues muy sencillo, que ese Ryzen 5000 rinde un 19% más que un Ryzen 3000 funcionando, ambos, a la misma frecuencia y con el mismo número de núcleos-hilos.

Ese aumento de rendimiento se ha conseguido manteniendo el proceso de 7 nm y la estructura MCM que vimos en los procesadores Zen 2. Por lo que respecta al conteo de núcleos e hilos no hay cambios, ya que AMD también ha conservado el máximo de 16 núcleos y 32 hilos que vimos en el Ryzen 9 3950X, y que se repite en el Ryzen 9 5950X. Los cambios clave están, por tanto, en el IPC, como hemos indicado, y es todo un acierto, ya que esa era la gran cuenta pendiente que tenía la compañía de Sunnyvale para terminar de superar por completo a Intel.

Rendimiento de los Ryzen 5000: ¿superan realmente a Intel?

La mayoría de las pruebas que he tenido la oportunidad de ver en diversos medios dejan claro que sí. Los Ryzen 9 5900X y Ryzen 9 5950X se imponen al Core i9 10900K incluso en juegos, a pesar de que funcionan a una frecuencia media inferior cuando entran en funcionamiento más de cuatro núcleos-hilos. Esto es perfectamente comprensible, ya que la mejora del IPC compensa una frecuencia de trabajo inferior.

En la galería adjunta podéis ver los resultados que ha conseguido Guru3D en varios juegos con una RTX 2080 Ti y una RTX 3090 en resolución 1080p. Por si alguien se pregunta por qué se ha utilizado esa resolución, os recuerdo que a ese nivel la CPU tiene un impacto notable en el rendimiento global en juegos, y que ese impacto se reduce hasta desaparecer casi por completo cuando llegamos a 4K.

Sin embargo, otros medios bastante fiables, como TechPowerUp! o Hardware Unboxed, no han logrado unos resultados tan favorables para los nuevos Ryzen 5000, de hecho estos quedan por detrás del Core i9 10900K en muchas de las pruebas que han realizado, algo que ha generado una cierta polémica y acusaciones cruzadas por parte de los fans de una y otra marca.

Todavía no está claro qué ha podido ocurrir, pero tened en cuenta que hay muchas posibles explicaciones: BIOS diferentes que afectan al rendimiento final, distintas configuraciones de memoria (ya sabemos la dependencia que tiene la arquitectura MCM de AMD de la velocidad de  la memoria) o incluso problemas menores de compatibilidad a nivel de hardware o de software.

Polémicas a un lado, está claro que los Ryzen 5000 ofrecen una mejora importante que va más allá del rendimiento bruto, y que se deja notar en el consumo y en las temperaturas. Un Ryzen 9 5950X registra unas temperaturas de trabajo inferiores a las de un Ryzen 9 3950X a pesar de estar fabricado en el mismo proceso, y tiene un consumo inferior. Como anticipamos, AMD no solo ha superado a Intel en monohilo y multihilo, también ofrece un valor superior en consumo, temperaturas y precio-rendimiento.



¿Debo actualizar a un Ryzen 5000 si tengo un Ryzen 3000?

Personalmente, tengo claro que no. La diferencia de rendimiento no es lo bastante grande como para justificar la inversión, aunque es cierto que el hecho de que los Ryzen 5000 son compatibles con las placas base B450 y superiores puede servir de incentivo a muchos usuarios, y de hecho ha sido otro gran acierto por parte de AMD.

Si tienes un Ryzen serie 2000, o un Ryzen serie 1000, la situación cambia. Ambas generaciones ofrecen todavía un rendimiento excelente, y en sus configuraciones de seis o más núcleos tienen todavía mucha vida por delante, pero saltar desde cualquiera de ellos a un Ryzen 5000 se traducirá en una gran mejora de rendimiento. Al final esta cuestión dependerá vuestras necesidades reales, y de vuestro presupuesto.

Os recuerdo que las placas base X370 e inferiores no son compatibles con los nuevos Ryzen 5000, así que si tenéis una placa base de esa generación y queréis actualizar a lo nuevo de AMD no tendréis más remedio que actualizar. Antes de terminar, os recuerdo las especificaciones y los precios oficiales en España de los nuevos Ryzen 5000 de AMD. Tened presente que al precio habría que sumar el coste de un sistema de refrigeración, ya que esta generación ha dejado de incluirlo en todos los modelos salvo en el Ryzen 5 5600X.

Ryzen 9 5950X

  • Arquitectura Zen 3 en 7 nm.
  • 16 núcleos y 32 hilos a 3,4 GHz-4,9 GHz.
  • 72 MB de caché.
  • TDP de 105 vatios.
  • Precio: 1.013,99 euros.

Ryzen 9 5900X

  • Arquitectura Zen 3 en 7 nm.
  • 12 núcleos y 24 hilos a 3,7 GHz-4,8 GHz.
  • 70 MB de caché.
  • TDP de 105 vatios.
  • Precio: 567,90 euros.

Ryzen 7 5800X

  • Arquitectura Zen 3 en 7 nm.
  • 8 núcleos y 16 hilos a 3,8 GHz-4,7 GHz.
  • 36 MB de caché.
  • TDP de 105 vatios.
  • Precio: 464,89 euros.

Ryzen 5 5600X

  • Arquitectura Zen 3 en 7 nm.
  • 6 núcleos y 12 hilos a 3,7 GHz-4,6 GHz.
  • 35 MB de caché.
  • TDP de 65 vatios.
  • Precio: 309,91 euros.