Una pareja entra en un piso turístico, en el centro de Madrid.
Una pareja entra en un piso turístico, en el centro de Madrid.Inma Flores

Airbnb, el principal portal de alquiler de viviendas de particulares para uso turístico, obtuvo unos beneficios de 346.551,61 euros el año pasado en España. Esto es un 31,48% más que un año antes, según se refleja en sus cuentas de resultados presentadas en el Registro Mercantil de Barcelona. Estas ganancias se deben solo a la parte de marketing, único servicio que presta la filial española para la matriz europea según explica en sus cuentas. De hecho, como actividad principal de la firma figura agencias de publicidad.

“Su objeto social se limita a prestar servicios de marketing y de objetivos de mercado y por la presente es contratado por el Cliente para prestar dichos servicios para el desarrollo del negocio del Cliente en el mercado local y así ayudarle a promover el Airbnb Online Marketplace”, relata en la memoria del ejercicio 2019. Es decir, el beneficio de la compañía en España no deriva del servicio que presta como intermediario entre particulares y viajeros, sino que se trata de un trabajo concreto que la matriz europea le asigna a la firma en España para difundir su marca.

Eso sí, no cabe duda de que el incremento experimentado en las ganancias va de la mano de una subida en proporciones similares en el negocio principal de Airbnb, que depende de las comisiones que cobra por realizar de intermediario. La cifra de negocios de Airbnb Marketing Services creció en 2019 hasta los 7.374.179,91 euros, un 31,34% más que el ejercicio anterior. Así se mantiene una línea ascendente en los números de la compañía que, muy probablemente, se habrá visto truncada este 2020 por la crisis del coronavirus.

Los beneficios antes de impuestos de la filial española fueron 461.907,31, de los que tuvo que pagar a la hacienda pública 115.355,7 euros, frente a los 86.226,72 euros que desembolsó un año antes. Esto es solo por la parte de marketing, ya que las ganancias por la función de intermediario no tributan en España.

Para justificar esto, en enero de 2015 la compañía decidió incluso cambiar la denominación de la sociedad a Airbnb Marketing Services: “Con la finalidad de evitar generar confusión en el mercado en relación con el objeto social y actividad de la Compañía, que no está relacionada con la gestión de plataformas ni con la prestación de servicios online, sino, única y exclusivamente, con la prestación de servicios de marketing y análisis de mercados”, sostiene la memoria. La entidad dominante de este entramado de compañías dentro del grupo es la sociedad americana Airbnb Holding LLC, según señala el texto, que no está obligada a formular cuentas anuales consolidadas en España.

Para la función de publicidad y difusión que tiene en España, la firma tuvo como empleados una media de 32,37 personas en 2019, casi los mismos que un año antes (32,27). Pese a ello, el gasto en personal se disparó un 26,35% hasta los 4.296.754,49 euros.