noviembre 4, 2020

El presidente y consejero delegado del gestor aeroportuario Aena, Maurici Lucena, ha lamentado la “polémica” sobre la ausencia de controles sanitarios en los aeropuertos, ya que considera que se ha “erosionado el prestigio” de la compañía debido a escaso número de contagios importados por esta vía.

“La polémica en torno a los controles sanitarios es bastante lamentable porque si uno mira lo que las propias comunidades autónomas determinan como contagios importados, estadísticamente son muy poco significativos y eso lo debemos lamentar todos ya que se ha erosionado el prestigio de una compañía que es campeón nacional e importante en el sector de aeropuertos”, ha señalado Lucena.

El presidente de Aena, empresa participada en un 51% por el Estado, se posiciona así junto al Gobierno central y frente a las críticas reiteradas de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha solicitado más controles sanitarios a los viajeros que llegan al aeropuerto de Madrid-Barajas al considerar que es una de las vías de expansión de la covid-19. Además de la presidenta madrileña del PP, Aena también se ha negado en rotundo a permitir que en los aeropuertos canarios se pudieran practicar test PCR a los turistas extranjeros que vuelen a las islas, tal y como le solicitó el Gobierno insular, gobernado por el PSOE. Una posibilidad que ya es posible en los varios aeropuertos de Alemania, Francia, Grecia, Países Bajos, Italia o Bélgica, donde los viajeros pueden realizar test rápidos para detectar si sufren la enfermedad.

Lucena, que intervino en la Comisión del Congreso para explicar los presupuestos de la empresa para 2021, aclaró que Aena es un gestor que implementa “lo que las autoridades sanitarias deciden”. En este sentido, avanzó que si cambian las recomendaciones sanitarias, la compañía adoptará las variaciones necesarias. “Haremos lo que nos pidan y nos obligue a legislación a hacer”, indicó.

El presidente de Aena se mostró “seguro” de que no peligra la supervivencia de la empresa y que obtendrá “cuantiosos fondos europeos” pero por la vía de la concurrencia en aquellos proyectos de carácter medioambiental, de la digitalización o de la innovación de I+D.

El gestor aeroportuario perdió entre enero y septiembre 107,6 millones de euros, frente a los 1.114 millones que ganó un año antes, lastrado por la caída del tráfico aéreo derivado de la pandemia de la covid-19 y que supuso una caída de sus ingresos del 49,7 %, hasta 1.733 millones. Lucena ha señalado que esta crisis “no tiene precedentes históricos” para el transporte aéreo y es la más grave a partir de la II Guerra Mundial por lo que, “por prudencia” prefiere no dar previsiones financieras.

En los nueve primeros meses del año, el tráfico en los aeropuertos de Aena ha caído el 70% y, según Lucena, los tres meses restantes para acabar 2020 “no parece que vayan a ser muy buenos”, con lo que la caída podría ser incluso mayor.

“Es muy difícil ahora mismo hacer una estimación de lo que va a ocurrir en los próximos meses y Aena ha decidido no hacerlo porque la visibilidad es bajísima, lo que supone que hasta que no exista una vacuna o un tratamiento médico muy eficaz no vamos a tener nada que se parezca a una verdadera recuperación”, indicó.