noviembre 10, 2020

El fabricante de ropa deportiva Adidas espera con recelo los resultados de final de año. En los nueve primeros meses, sus beneficios se han recortado un 84,4% respecto al año anterior y el regreso de los confinamientos en noviembre no augura una mejora a corto plazo. «Las leyes de distanciamiento social más estrictas han tenido un impacto negativo en el tráfico de tiendas, especialmente en Europa. En general, se prevé que el negocio se desarrolle de manera similar en el cuarto trimestre que en el tercero, lo que implica una disminución de ingresos”, según recoge la empresa en sus cuentas de los nueve primeros meses presentadas este martes.

Entre enero y septiembre, Adidas registró un beneficio neto atribuido de 281 millones de euros y unos ingresos de 14.297 millones de euros, un 20% menos que un año antes, con una diferencia notable entre continentes. Las ventas de su principal mercado, Asia-Pacífico cayeron un 24%, hasta los 4.628 millones de euros, seguido de Europa (-14%, 4.023 millones), Norteamérica (-12,6%) y Latinoamérica (-37%).

El recorte del negocio se dio principalmente entre abril y junio, con medio mundo paralizado por el virus. Por su parte, en el tercer trimestre, Adidas registró una caída de las ventas del 3%, sin tener en cuenta la divisa, hasta 5.960 millones de euros, mientras que el beneficio de explotación cayó un 12% hasta 794 millones de euros. Cifras mejores de lo esperado por los analistas, que según Reuters, calculaban unas ventas de 5.910 millones de euros y un beneficio de 723 millones.

“Vimos una fuerte recuperación en nuestro negocio en el tercer trimestre», comenta en los resultados Kasper Rorsted, director ejecutivo de Adidas. “Nuestro enfoque en inventarios saneados y ventas rentables y regulares dio claramente sus frutos. Al mismo tiempo, mantuvimos los costes bajo control y obtuvimos una mejora de los beneficios de más de 1.100 millones de euros en comparación con el segundo trimestre”.

De cara al cuarto trimestre, la compañía alemana espera alcanzar entre octubre y diciembre un beneficio operativo de entre 100 y 200 millones de euros por las fuertes restricciones impuestas en Europa, que podrían ser compensadas con una mejora del negocio en China. “Si bien al comienzo del trimestre estábamos en camino de crecer en el cuarto trimestre, el empeoramiento de la pandemia en muchas regiones del mundo nuevamente requiere nuestra paciencia y apoyo”, indica Kasper Rorsted, y subraya que la compañía se encuentra “bien preparada” para hacer frente a estas incertidumbres a corto plazo.

Pese a que las cuentas del tercer trimestre han superado las previsiones, la posible contracción del negocio de Adidas de cara a final de año no ha tenido buena acogida en los mercados. A media mañana de este martes, las acciones del fabricante caían un 4,5% en la Bolsa alemana.